Los arquitectos murcianos prevén una caída del 63 por ciento en los encargos de la construcción hasta 2021

Más del 90 por ciento de los arquitectos de la Región ha visto paralizarse alguna de sus obras, mientras la carga de trabajo se ha reducido un 57 por ciento

Desde que se declaró el estado de alarma el pasado 14 de abril, más del 90 por ciento de los arquitectos de la Región ha visto paralizarse alguna de sus obras, mientras la carga de trabajo se ha reducido un 57 por ciento.

Además, los profesionales adscritos a una mutualidad social alternativa al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) están “pendientes” de que “las medidas económicas del Gobierno no los discrimine de las ayudas a autónomos”.

La decana del COAMU, María José Peñalver, ha indicado que estos datos, recogidos de una encuesta elaborada por el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), “constatan que el sector va a necesitar un fuerte apoyo por parte de las administraciones públicas”.

El sondeo del CSCAE se realizó entre el 6 y el 13 de abril, en la quincena en la que el Ejecutivo central ordenó la “hibernación” de la economía para evitar que el sistema sanitario colapsara.

Teniendo en cuenta que el trabajo en los estudios de arquitectura es un indicador avanzado de la actividad en la construcción, los datos obtenidos “permiten constatar que el sector va a necesitar un fuerte apoyo no solo por los efectos del confinamiento, sino por las consecuencias a medio y largo plazo de la crisis económica que sobrevendrá”, ha alertado la decana.

Los arquitectos de la Región han tenido que cerrar de media, cuatro obras y cancelar 1,8 proyectos. Esto supone que el 93,06% de los encuestados asegure que sus ingresos en 2020 serán inferiores con respecto a 2019.

“El Real Decreto Ley 10/2020, de 29 de marzo, por el que se aprobaron los permisos retribuidos recuperables para trabajadores por cuenta ajena paralizó de facto al sector”, ha apuntado Peñalver.

A la disminución de la carga de trabajo, los arquitectos han sumado “el retraso” en los proyectos que tenían en ejecución, que “el 31,48 por ciento de las veces imputables a la Administración local, en un 19,44 a la falta de mano de obra y en un 18,52 a la falta de suministros”.

“DISCRIMINACIÓN” EN LAS AYUDAS DEL GOBIERNO

Según Peñalver, los efectos de la crisis sanitaria del coronavirus en el sector de la construcción se traducen en “consecuencias evidentes” sobre la situación económica de los profesionales de la arquitectura de la Comunidad Autónoma de Murcia.

“Los pronósticos no son halagüeños a medio plazo: los profesionales que han participado en la encuesta creen que, de media, sus ingresos caerán en torno al 49 por ciento en relación con los de 2019”.

La principal causa, advierte la decana del COAMU, es que las previsiones apuntan a una importante reducción de los nuevos encargos y un descenso en la carga de trabajo del 54 por ciento.

La pérdida de ingresos por la paralización o la ralentización de la actividad productiva que está sufriendo el sector es generalizada entre los arquitectos, un colectivo compuesto en su mayoría por profesionales autónomos de los que el 41,67 por ciento está al frente de despachos en los que están ocupadas entre 2 y 5 personas .

El COAMU ha reivindicado que las medidas económicas puestas en marcha por el Gobierno para mitigar el impacto de la crisis del coronavirus en la población incluyan a los profesionales de la construcción y que “no discriminen entre autónomos adscritos al y aquellos que cotizan a mutualidades alternativas”.

Más del 50 por ciento de los arquitectos murcianos cotiza al régimen mutual alternativo y, como señala María José Peñalver, “está esperando que las medidas del Gobierno no dejen a nadie atrás”.

“Sería una injusticia que, el esfuerzo colectivo que todos estamos haciendo ante esta grave crisis sanitaria, económica y social, se excluya a los mutualistas de las ayudas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *